“Lo esencial es invisible a los ojos;

sólo se ve bien con el corazón”

 

Los valores de este año son la VIDA y la INTERIORIDAD, ambos valores tan importantes hoy en nuestra sociedad para crecer como personas y ser seguidores de Jesús. Con Esto acompañar a niños y jóvenes en su crecimiento y maduración personal, integrando todas las dimensiones de la persona, desde lo más visible hasta su más profundo mundo interior. El cultivo de la interioridad mueve a la persona a vivir desde dentro, allí donde radican los sentimientos y motivaciones más profundos de la persona y, desde ahí, relacionarse consigo mismo, con el entorno y con los demás.

 

 

“Dichosos los limpios (sinceros) de corazón porque ellos verán a Dios” (Mt 5, 8).

 

Vida

ACOGER LA VIDA: Ternura, querer crecer, saber crecer.

APRECIAR LA VIDA: Autoestima, admiración, gozo.

DEFENDER LA VIDA (su dignidad y calidad): Cuidar y proteger.

Interioridad

SILENCIO: Contemplar-gozar, reflexión, serenidad.

AUTOESTIMA: Valorar y valorarse, aceptar y aceptarse, respeto, seguridad de sí mismo, y confianza, coherencia y sinceridad.

APERTURA: Observación, escucha, valorar lo positivo.